Preste atención a lo que le ‘dicen’ los movimientos de su perro

perro
Orejas, cola, pelaje, patas y ojos están contándole acerca de cómo se siente su mascota y cuáles son sus deseos y necesidades. Si aprende a entender a plenitud a su compañero, la relación será mucho más feliz.

Además, esto puede ayudarle a descubrir comportamientos anómalos o detectar signos de enfermedad. “Debemos tener claridad en que ellos no son máquinas, son seres que pueden experimentar emociones complejas como nosotros”, comenta la veterinaria especialista en etología Claudia Liliana Rodríguez.

En el caso de los perros, cada uno tiene su propia personalidad, algunos más sumisos, otros dominantes, siempre buscando su lugar en la jerarquía familiar.

  • Tranquilos y amigables

Por lo general, mantienen la posición natural de su cuerpo con la cola suelta y las orejas relajadas.
Si se emocionan por la llegada de su amo pueden batir su cola con cierta rapidez, con las orejas paradas o un poco inclinadas hacia atrás, pero nunca tensas. También jadean o gimen un poco.

  • Juguetones

Su posición característica para invitar a jugar es ‘la venia’: “tendrán la cabeza y el pecho contra el piso, las patas delanteras extendidas hacia afuera, y las patas traseras y la cola erguidas en una especie de reverencia invitando al juego, tanto a sus amos como a otras personas o mascotas”.

  • Incomodidad y agresividad

En estos casos, el perro mira fijamente lo que le está molestando. Dilata su pupila, se mantiene erguido, se erizan los pelos de su dorso y pone muy rígida su cola y la levanta, sus orejas se paran en punta. Suele mostrar sus dientes, aunque esto también puede hacerlo cuando está asustado. Emite ciertos gruñidos, que entre más graves y altos significan una mayor incomodidad.

  • Miedo y temor

Nuestra mascota puede asustarse por cosas bastante simples como el ruido de pólvora en la calle o la presencia de un animal o persona que le son desconocidas. Estos estímulos generan unas repuestas particulares. “Ellos se agazapan, evitan mirar la fuente que les produce el miedo, sus orejas estarán hacia atrás y su cola escondida. Y en algunos casos, muestra la barriga en señal de entrega y no agresión”.

  • Deprimidos y enfermos

Normalmente, los canes reducen su nivel de actividad y se pasan el día somnolientos. Comen con desgano y no tienen casi ganas de jugar o interactuar con otros. “La cola va a verse baja y metida, con las orejas caídas, emitiendo gemidos o sonidos muy suaves y agudos dependiendo si sienten algún dolor corporal o molestia muy fuerte”.

Tómese el tiempo para leer las señales que su perro le manda y construya una amorosa y sólida relación con este.

Fuentes: El tiempo.com